MISIÓN Y FUNDAMENTOS

La Iglesia actúa en la sociedad y la sirve por medio de una estructura visible. Para que esa existencia visible sea eficaz, se debe disponer de los medios materiales necesarios y así pueda realizar su misión:

Anunciar el Evangelio
Celebrar la vida nueva en Cristo
Acoger gratuitamente al necesitado
Dar testimonio de nuestro amor entre hermanos

Contribución del 1%: ¿Qué es?

Para que la Iglesia disponga de medios materiales que la constituyen como signo visible en este mundo, es necesario que todos los fieles que la integran contribuyan a proveerla con parte de sus bienes; al hacerlo su aporte queda elevado al orden sobrenatural al ser parte integrante de un sacramento de salvación. Por eso ningún dinero tiene mejor destino que el que se ofrece para que la Iglesia desarrolle su misión. Esta es la “Contribución a la Iglesia”.

¿Para quién es este llamado?

Este llamado va dirigido a los bautizados, sin distinción de edad, nacionalidad, estado civil, educación, profesión o lugar de residencia.

Específicamente a los católicos practicantes que valoran el accionar de los sacerdotes, catequistas y voluntarios que trabajan bajo el alero de la iglesia.

La iglesia siempre está en nuestras vidas, acompañándonos en las etapas más importantes, en las fiestas religiosas o regularmente en la misa dominical: la Iglesia siempre está presente para acogernos con cariño.

Todos estamos llamados a participar contribuyendo con el 1% según nuestro corazón y nuestros medios: un padre de familia puede dar el 1%, un joven puede dar algo de su mesada, incluso los niños pueden comprometerse.

No existe aporte demasiado pequeño, o demasiado grande. La verdadera medida que da valor a lo que damos a la iglesia, es el amor con que lo hacemos.

La misión de la Iglesia es anunciar la buena noticia del amor incondicional de Dios para todos y cada uno de los seres humanos, expresado en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo, Hijo de Dios.

¿Por qué aportar?

Porque la Iglesia depende exclusivamente de los aportes voluntarios de sus fieles para poder desarrollar su misión.
Porque si los católicos no ayudamos al sostenimiento de su Iglesia, ¿Quién lo hará?
Porque aún existen grandes necesidades que la Iglesia no puede afrontar por falta de fondos.

¿Cómo desarrolla la iglesia esta misión?

Dando culto a Dios, fundamental razón de nuestro existir
Celebrando los sacramentos: Eucaristías, Bautizos, Matrimonios.
Educando en la fe: al catequizar, predicar, desarrollar misiones pastorales
Desarrollando obras de caridad y apostolado
Dando un sentido a nuestra vida
Acogiendo y acompañando a los hombres y mujeres de hoy

¿Quiénes realizan esta misión?

Sacerdotes y diáconos que nos guían en nuestro conocimiento y experiencia del Evangelio
Religiosos y religiosas que ayudan a nuestros pastores en su labor.
Sacerdotes ancianos, que nos han dado tanto y que continúan apoyándonos a través de su oración.
Seminarios y seminaristas diocesanos
Laicos remunerados que trabajan en las parroquias
Laicos, voluntarios y catequistas no remunerados

¿Para qué requiere la iglesia de medios materiales?

Para remunerar dignamente a los sacerdotes, diáconos, religiosos/as.
Para proveer de los elementos necesarios para celebrar los sacramentos
Para anunciar el Evangelio y financiar la pastoral entregando a los voluntarios los medios materiales necesarios para esta misión
Para ayudar a los necesitados
Para acompañar a los jóvenes en su búsqueda, a los enfermos en su dolor
Para construir y mantener templos y lugares de oración



Sin nuestro aporte, la Iglesia no puede realizar su misión de anunciar el Amor de Dios por todos los hombres.

Contactos      |      Recomendar a un Amigo      |      Créditos
Conferencia Episcopal de Chile | Comisión Nacional de Financiamiento a la Iglesia | Fono: (02) 23470917 – 23 47 09 00 | Fax: (02) 23 47 09 10
Copyright © 2013 UnoPorciento.cl